¿Conducen mejor los hombres o las mujeres?

Esta es sin duda una de las polémicas que hacen historia. Cotidianamente, la frase “mujer tenía que ser” está a la orden del día. Pero, según los estudios realizados hasta la fecha, ¿podemos decir que los hombres conducen mejor que las mujeres o viceversa?

Antes de abordar la cuestión, cabe aclarar algunos conceptos. Por ejemplo, ¿qué significa exactamente conducir mejor? ¿Tener menos accidentes de tráfico? ¿Tener más reflejos? ¿Ser más prudente? ¿Más resolutivo? Si un conductor circula siempre muy lento y provoca desconfianza en los demás, pero a la vez nunca tiene colisiones, ¿es un mejor conductor?

Un hecho es ineludible: en todos los rangos de edad, los hombres tienen más probabilidades que las mujeres de verse envueltos en colisiones fatales. En EEUU, en un año medio, es probable que mueran en coche más del doble de hombres que de mujeres, aunque hay más mujeres que hombres en el país.

Es verdad que los hombres conducen más horas, pero incluso teniendo en cuenta la diferencia, sus índices de colisiones mortales son superiores, si hacemos caso de las estimaciones de los investigadores de la Universidad Carnegie Mellon:

la tasa de muertes entre los hombres es de 1,3 fallecidos por cada 161 millones de kilómetros; en el caso de las mujeres, la tasa es de 0,73. La tasa de fallecimientos entre los hombres es de 14,51 por cada 100 millones de viajes; en las mujeres, 6,55. Lo más crucial: los hombres presentan 0,7 muertes por cada 100 millones de minutos, mientras que para las mujeres es de 0,36.

La única diferencia que puede disculpar a los hombres es que conducen durante períodos más largos.

Sin embargo, hay un dato que enseguida echará por tierra la idea que subyace a este estudio (o sea, que las mujeres conducen mejor), y es que las mujeres, al menos en Estados Unidos, padecen colisiones no fatales a un ritmo superior que los hombres. Tal y como sostiene Tom Vanderbilt:

Podría deberse por lo menos en parte a que los hombres conducen más por vías que son más propensas a los accidentes fatales (por ejemplo, carreteras comarcales de alta velocidad y dos carriles). Lo que sí puede sostenerse es que los hombres conducen de manera más agresiva que las mujeres. Puede que sean mejores conductores que las mujeres o puede que no, pero parecen morir más a menudo intentando demostrar que lo son.

Hay dos factores que afectan decisivamente en la conducción de los hombres: el alcohol y la testosterona.

Los hombres no sólo beben más que las mujeres, por término medio, sino que tienen más probabilidades de beber cuando deben conducir. Además, la testosterona induce a los hombres a llevar a cabo comportamientos más arriesgados, al estilo “síndrome del pavo real”.

Por ejemplo, es menos probable que un hombre lleve cinturón de seguridad que una mujer. También conducen de forma más agresiva.

Los hombres hacen cosas como ir en moto más que las mujeres, una actividad que es veintidós veces más propensa a ocasionar la muerte que conducir un coche. Los motociclistas varones, desde Vietnam hasta Grecia pasado por Estados Unidos, tienen menos probabilidades que las mujeres de llevar casco.

Como saben todas las aseguradoras, los conductores más jóvenes son los que conducen de manera más arriesgada: conducen a mayor velocidad y siguen más de cerca de a los otros coches, no dejando la distancia de seguridad. Este comportamiento de riesgo aumenta si el conductor tiene como copiloto a otro chico. Pero si hay una chica, entonces la conducción no es tan arriesgada, menos arriesgada incluso que cuando conduce solo (un patrón que también se da en las conductoras).

Es decir, ante una chica prevalece el instinto protector del varón frente a la necesidad de impresionarla con una conducción temeraria.

Los hombres tienden a conducir más camionetas que las mujeres. Los hombres que viven en zonas rurales tienen más probabilidades de conducir camionetas sin cinturón de seguridad. Después de los motoristas, los conductores de camionetas son los más propensos a haber bebido cuando sufren una colisión fatal.

Los coches de color negro también tienen más probabilidad de sufrir accidentes: ¿será cuestión de visibilidad o de la diferencia entre quienes conducen coches negros y coches blancos?

Repasando las estadísticas del Reino Unido, observa que un varón joven tiene 100 veces más probabilidades de morir en el tráfico que una mujer de mediana edad. Alguien que conduzca a las tres de la madrugada de un domingo tiene un riesgo 134 veces mayor que alguien que conduzca a las diez de la mañana de un domingo.

En cualquier caso, sea hombre o mujer quien tenga el volante entre las manos, elegid viajar en el asiento trasero: el riesgo de morir en el asiento de atrás es un 26 % menor que en el de adelante. El asiento de atrás es más seguro que los airbags.

Vía: Tráfico de Tom Vanderbilt

Fuente: http://www.xatakaciencia.com/psicologia/conducen-mejor-los-hombres-o-las-mujeres-i