Seguridad al volante para futuras mamás

En la actualidad, la mujer interrumpe poco o nada su rutina habitual durante el embarazo y, entre las actividades diarias, suele estar conducir un vehículo. En este artículo repasamos los cuidados que deben tomar para minimizar riesgos.

embarazada

Para empezar, debemos mencionar que no hay mejor manera de proteger a un bebé que resguardar la vida de la futura mamá. Y para esto, lo primero es utilizar el cinturón de seguridad siempre, aunque en el caso de las embarazadas deben tomarse algunos recaudos especiales para garantizar su correcto uso y no sufrir lesiones.

Según estudios clínicos sobre siniestros sufridos por mujeres embarazadas, se ha determinado que la causa más importante de pérdida fetal está dada por los impactos que se producen contra el volante o la plancha de instrumentos en el momento del choque. Esta situación se genera aún en impactos de menor magnitud por encontrarse la panza de la mujer muy cerca de esos dispositivos que, sin cinturón, podrían generarle daños físicos.

Es sumamente importante que las embarazadas aprendan a colocarse correctamente el cinturón de seguridad. Para esto, deben tener en cuenta las siguientes recomendaciones: 

– La banda inferior pélvica (la cinta horizontal) del cinturón debe quedar lo más baja posible y bien ceñida a la pelvis, y nunca sobre el estómago ni el vientre. La panza debe quedar libre para que, en caso de choque, el cinturón actúe sobre la pelvis y no sobre el útero, que es justamente lo que debemos proteger.

– La banda superior toráxica (la cinta vertical oblicua) del cinturón debe bajar cruzando el centro del hombro izquierdo, entre los senos y sobre el esternón, evitando que quede situada encima de uno solo de ellos. Luego, acomodarlo por sobre las costillas derechas, por fuera del vientre para que no ejerza presión sobre éste.

– Ambas cintas del cinturón de seguridad no deben quedar nunca holgadas. Si así lo hicieran, pueden llegar a producir daños al deslizarse sobre el abdomen. Ajuste correctamente su cinturón en todos los casos.

– Siempre es bueno recordar que no es recomendable usar almohadones sobre el asiento, ni detrás de la espalda.

– Si el cinturón pasa por encima de algún elemento rígido (una birome o un celular) puede ser muy peligroso en un impacto, ya que magnificaría la presión en ese punto. Evite llevar objetos en sus bolsillos.

– Muchas automotrices explican que, en caso de que la embarazada sea quien conduzca el vehículo, tiene que regular la butaca lo más atrás posible en la medida de obtener una posición cómoda de conducción, evitando posturas que mantengan demasiado cerca la panza del volante o del tablero de instrumentos.

– Si se puede regular la posición del volante, éste debe estar ubicado lo más alto posible, evitando el enfrentamiento con el vientre.