Cambios en el código civil que afectan al mercado asegurador

A partir del 1 de agosto de 2015, entró en plena vigencia el Nuevo Código Civil y Comercial de la Nación Argentina. Si bien no hay modificaciones en las leyes de Contrato de Seguros, de Entidades de Seguros y su control, y de Productores, la implementación del nuevo Código determinó algunos cambios en el mercado asegurador. Aquí te mostramos cuáles son los principales puntos de la Ley que afectan al sector.

Todos los contratos de seguros son de adhesión a cláusulas predispuestas. Esto quiere decir que una de las partes que firma el contrato ha aceptado previamente las cláusulas predispuestas por la otra parte. Las normas establecidas deben ser comprensibles y autosuficientes, pero no deben ser ambiguas o abusivas. También se prohíben las cláusulas que remiten a otros textos, algo que sucede generalmente en todas las pólizas.

Los contratos de consumo deben cumplir mínimos de protección al adquirente y se pueden anular cláusulas relativas a la relación entre el precio y el bien o servicio procurado. Especialistas del sector explican que las exclusiones, franquicias o topes de indemnización tienen un justificación en cuanto al precio que se cobra. Si los contratos se realizan correctamente, no hay razón para que se anulen cláusulas.

Se elimina la consideración del consumidor como aquel que “de cualquier manera está expuesto a una relación de consumo”. Una víctima de un impacto vehicular, es decir, un peatón que sufre un accidente, no está comprendido por la Ley de Defensa del Consumidor ni forma parte del contrato de seguro. Es un tercero que ha sido damnificado y que tiene derecho de reclamar una indemnización a la aseguradora del dueño del vehículo.

En materia de Responsabilidad Civil, se elimina la diferenciación entre contratos contractuales y extracontractuales. Además, la prescripción para cualquier tipo de RC es de tres años.

Se reconocen las nuevas formas de contratación, por ejemplo la existencia de plataformas de venta de seguros online. Sin dudas, esta última reforma es beneficiosa no solo para la empresa de seguros, sino también para el cliente. Ahora, la expresión escrita de un contrato se puede realizar a través de herramientas públicas o particulares, esté firmado o no, a posteriori de la cotización del seguro online.

Esto quiere decir que la póliza tiene vigencia desde el momento en que se emite el certificado de cobertura, aunque sea de manera digital. Este caso supone que el contrato se realizó fuera del establecimiento, por lo que, según el Código Civil, el consumidor puede rescindir, revocar, o arrepentirse sin abonar ningún tipo de gasto.

De esta forma, las plataformas como compreseguros.com quedan totalmente cubiertas, ya que permiten cotizar un seguro online, analizar las alternativas, evacuar dudas y contratar el seguro más conveniente de manera inmediata.

Ingrese su respuesta