Seguro para la casa: ¿qué asegurar?

La inseguridad en Argentina genera mucho miedo e incertidumbre. Salir a trabajar, visitar a un familiar o ir de vacaciones se puede convertir en un infierno si al regresar te encontrás con que han entrado a tu casa y se han llevado todas tus pertenencias. Del mismo modo, tu casa está expuesta a riesgos por incendio, inundaciones, disfunciones eléctricas, entre otros. Para prevenir este tipo de disgustos, las compañías de seguros del país cuentan con una amplia oferta en materia de seguros para el hogar.

¿Qué conviene asegurar al contratar un seguro para la casa?

Para comenzar, es importante diferenciar si vas a asegurar una propiedad que estás alquilando o si sos vos el dueño. En el primer caso, solo tenés que pensar en asegurar tus propios bienes (es decir, objetos como los muebles, electrodomésticos, sumas de dinero, etcétera). Del continente (techos, paredes, instalaciones, elementos de decoración, entre otros componentes), se debe hacer cargo el dueño de la casa.

Ahora bien, si vos sos el propietario, te conviene contratar un seguro tanto del continente como del contenido. Con este objetivo, las compañías aseguradoras te solicitan información acerca del valor del inmueble (que no tiene nada que ver con su valor comercial, sino con lo que cuesta reconstruir la propiedad en caso de destrucción), y de tus pertenencias. Estos datos sirven para establecer el monto de la suma asegurada que se te abonará en caso de ocurrir un siniestro.

Tipos de coberturas: el seguro multirriesgo como la mejor opción

Sin dudas, lo mejor para tu vivienda es un seguro multirriesgo. Tal como su nombre indica, este tipo de seguros es el más completo: te cubre en casos de daños por agua (lluvias abundantes, y daños provocados por humedades, caños rotos, etcétera), daños eléctricos (golpes de tensión, cortocircuitos o averías eléctrica), robos, incendios y daños de responsabilidad civil (es decir, provocados a terceros).

Todas estas pólizas cuentan con ciertos límites de cobertura. Por ejemplo, en el caso de los daños eléctricos, los electrodomésticos protegidos no deben superar cierta cantidad de años de antigüedad (los más frecuente es que no superen los 10 años).

Asimismo, las coberturas por robo o hurto cubren joyas solo si estaban guardadas en una caja fuerte, o por un importe máximo, entre otros criterios. En el caso de un incendio, las compañías deben investigar las causas y concluir que coincide con sus normativas. Solo así podrán realizar el pago de la indemnización por continente y contenido. Algunas de las causas cubiertas son: instalación de gas defectuosa, sobretensión de la red eléctrica, sartén olvidada en el fuego, estufa mal colocada, cortocircuito, entre otras.

Hace algunos años, un estudio de la Fundación Mapfre determinaba que más del 80% de los argentinos no contaba con un seguro para su casa. Actualmente, estas sumas han cambiado considerablemente a favor del seguro para la vivienda, ya que se toma cada vez más conciencia de que se trata de una inversión y no de un gasto.

Ingrese su respuesta