Navegación inteligente: trabas y riesgos de su evolución

Grandes firmas automotrices, como la alianza Nissan-Renault o Tesla, vienen incorporando desde hace algunos años tecnología autónoma. Se trata de sistemas de navegación inteligente especialmente diseñados para alcanzar modelos de autos autónomos que no precisen de ninguna intervención humana. A pesar de los avances logrados, este último objetivo está a algunas décadas de distancia.

La correcta definición de la navegación inteligente

Al contrario de lo que muchos creen, cuando se habla de navegación inteligente, no solo se hace referencia a los autos totalmente autónomos, sino a aquellos modelos que incorporan capacidades avanzadas que actúan como guía a la conducción o hasta se hacen cargo del control del vehículo en casos específicos como el estacionamiento.

Un ejemplo de estos sistemas es la función Autopiloto del modelo S de Tesla. Elon Musk, CEO de la firma, hace algún tiempo afirmó ante los medios que esta función “probablemente ya es mejor que una persona”. De todos modos, lo que dice este ejecutivo no es lo que comúnmente existe en la imaginación de la gente acerca de un auto autónomo.

Sin dudas, no se trata de autos robóticos o del famoso “auto burbuja” creado por Google. Son vehículos que están empezando a conducirse solos, pero que aún necesitan de la supervisión humana: podrán arrancar y detenerse solos, cambiar de carril, pasar intersecciones o seguir rutas curvas, pero seguramente tendrán que indicarle al conductor que tome el volante en situaciones de emergencia.

Los riesgos en materia de seguridad de autos

La tecnología siempre trae consecuencias negativas. En este caso, creer que un auto sin conductor puede ser mejor que una persona conlleva grandes riesgos para la seguridad vial. Es que quien posea un auto autónomo se preocupara mucho menos en la conducción. Puede ver televisión, hablar por teléfono tranquilamente, jugar videojuegos, entre otras cosas. Ahora bien, ¿qué sucede cuando necesitan ponerse en alerta y tomar el control del vehículo en situaciones de emergencia?  

Los ingenieros automotrices aún no tienen la solución de esta problemática. Se trata de la inevitable interacción con gente dentro y fuera del auto. De hecho, el modelo S de Tesla con función autopiloto ya ha demostrado sus limitaciones durante un prueba que le realizó Sebastian Thrun, roboticista y experto en inteligencia artificial. Para el especialista, hay situaciones realmente críticas en las que el conductor debe anular el comportamiento autónomo del vehículo y tomar el control por completo.  

En consecuencia, los riesgos de sufrir un siniestro en un automóvil sin conductor se incrementan, lo que también trae complicaciones en materia de seguros de autos. Por gran mayoría, leyes y reglamentaciones indican que los autos deben estar controlados por un ser humano. Como en Argentina aún no se comercializan estos modelos, no tenemos de qué preocuparnos excepto del seguro de nuestro auto, ese que necesita sí o sí de nosotros para mover una rueda.  

Para mayor información acerca de coberturas y seguros de autos online, ingresá a CompreSeguros.com, una de las plataformas más completas del mercado.

Ingrese su respuesta