Seguros para terceros: las mejores recomendaciones

Los seguros para terceros o seguros de Responsabilidad Civil son la cobertura básica con la que debe contar cualquier vehículo. Su contratación es obligatoria ya que, tal como su nombre indica, se trata de una póliza que cubre indemnizaciones a terceros en caso de accidente. La diferencia radica en el tipo de seguros para terceros: ¿conviene contratar la cobertura básica o es mejor elegir una modalidad más completa? En este artículo, te damos las mejores recomendaciones para contratar tu seguro para terceros.

Seguros para terceros completo: la opción económica al seguro “a todo riesgo”

Un seguro para terceros básico o “seguro obligatorio”, solo te exige que puedas responder como corresponde cuando provocás algún tipo de daño a un tercero con tu vehículo. Por ejemplo: se te cruza una moto y la persona sufre algún tipo de lesión. El seguro para terceros debe cubrir el arreglo de la moto y los gastos médicos del conductor.  

Para que la cobertura sea realmente completa (es decir, que cubra al propio vehículo y a su conductor ante la infinidad de inconvenientes que puede tener en diversas situaciones), las compañías ofrecen el seguro a todo riesgo: se trata de una combinación de coberturas o “pólizas combinadas”. La desventaja de los seguros a todo riesgo es el precio. Siempre supera a un seguro para terceros completo, la alternativa más económica en seguros de autos y la más contratada.  

Los seguros para terceros completo o ampliado te permiten incluir a la cobertura básica diferentes cláusulas para extender la protección. Por ejemplo, puede cubrirte en caso de robo y/o hurto, accidentes personales, accidente en viaje las 24 horas, cobertura contra granizo, cristales, rotura de cerraduras, parabrisas y lunetas, entre otras opciones. En materia de precio, estas pólizas son mucho más accesibles que los seguros a todo riesgo.

¿En qué casos es más conveniente elegir seguros para terceros completo?

La pregunta está formulada pensando en aquellos vehículos con algunos años de antigüedad. Para ellos, resulta mucho más económico y eficiente contar con un seguro para terceros completo. No así para los autos 0 km. La explicación es muy sencilla: por lo general, los seguros a todo riesgo para vehículos con más de tres a cinco años tienen franquicias, es decir que hasta un cierto valor los gastos quedan a cargo del asegurado. La lógica es clara: cuanto más alta es la franquicia, menor será el valor de la cuota mensual del seguro.

Ahora bien, la cuestión del precio es central. A mayor antigüedad del vehículo, más caro es el seguro a todo riesgo. En el caso de un 0 Km la diferencia es mínima pero, a medida que pasan los años, la diferencia aumenta sin tener demasiado sentido o justificación el gasto. Un auto con más de tres años puede contar con una cobertura para terceros completa perfectamente a adaptada a sus necesidades, sobre todo, si se piensa en los nuevos productos de las compañías con la novedad de ser “activas”, es decir, modificables en función de las pretensiones del cliente.

Si estás por cambiar tu seguro de auto o estás por contratar uno nuevo, ingresá ahora en CompreSeguros, la plataforma de seguros online más completa de Argentina.

Ingrese su respuesta