Malas prácticas al conducir: cómo acabar con ellas

¿Conducir se convirtió en algo tedioso, aburrido y desagradable para vos? Eso es lo que suele pasar cuando tenemos que manejar el volante todos los días. Es muy probable que tus malas prácticas al conducir provengan de este odio casi irreparable. Lo peor es que, por lo general, esos malos hábitos que tenemos son los mismos que odiamos en otros conductores. La mejor forma de prevenirlos es conocerlos.

Estas son las malas prácticas al conducir

  • Parar el auto para mirar un accidente. ¡Y no ayudar en nada! Digamos la verdad: ¿cuántos de los que se paran a mirar un accidente de tránsito le dan una mano al accidentado? Pocos. Porque no es nada fácil ayudar a alguien que ves lastimado o inconsciente. No estamos juzgando eso. Solo decir que si varios detienen el vehículo o avanzan lentamente para poder ver, lo único que hacen es complicar el tránsito.
  • Prepararse para correr una carrera mientras el semáforo está en rojo. Los peatones odian este tipo de malas prácticas. Es que es realmente en vano acelerar y avanzar centímetros mientras se espera el verde del semáforo. ¡Desgastás inútilmente el embrague, gastás más combustible y entorpecés la circulación del resto!  
  • Quedarse parado en los cruces. Ceder el paso es una de las reglas básicas en seguridad vial. Si ves que hay mucho tráfico, te buscás un lugar en el otro lado de la calle. Ni hablar de los cruces conflictivos. Observá la señalización horizontal. La gran consigna es: ¡Movete!
  • No mirar a través de los espejos retrovisores. No están puestos para adornar. Los retrovisores te ayudan a conducir con mayor visibilidad. Si vos no tenés este mal hábito, ¿dirías que podés reconocer alguno? ¡Seguro que sí! Son los que cambian de carril poniendo en peligro al resto.
  • Encandilar a otros conductores con las luces altas cada vez que conducís de noche. Es una de las malas prácticas que se detestan cuando vas por ruta sobre todo. ¡Que actitud más egoísta! Si bien es cierto que conducir de noche es peligroso porque disminuye la visibilidad, encandilar al otro es verdaderamente peligroso.
  • Sentirse una estrella y manejar por el centro de la calle. Lo normal es circular por la derecha. De hecho, según datos de una nota de Infobae, el 66% de la población mundial conduce por la derecha.
  • No usar los intermitentes. Derecha, izquierda. Derecha, izquierda. ¿Doblás pero no lo indicás con los intermitentes? Quizás tenga que ver con el olvido, el despiste. Lo cierto es que también es una de las malas prácticas al conducir y puede ocasionar accidentes.
  • Sentarte en el asiento trasero del auto de adelante con tu propio vehículo. ¿Que? Es eso que odiás tanto. Los conductores que te pegan el “hocico” de su auto a la parte trasera del tuyo. Se pegan tanto que casi sentís que no podés frenar. ¡Repudio absoluto!

Listo. Ya hemos revisado algunas de las malas prácticas al conducir que existen (seguramente hay más). Contanos si es que tenés alguno de estos hábitos y cómo hacés para prevenirlos.

En Compreseguros.com te queremos sano. Por eso, te damos los mejores consejos en cuestiones de seguridad vial. Y si todavía no tenés la cobertura que más protegido te hace sentir, ¡ingresá ahora en nuestra plataforma y encontrá el seguro de autos perfecto para vos!

Ingrese su respuesta