Cómo mantener el aire acondicionado del auto

Llega el verano, sube la temperatura y con ello pocas cosas se vuelven más importantes para un conductor como el aire acondicionado del auto. El mantenimiento del automóvil es esencial para la seguridad y también para el ahorro. El crecimiento de los costos de mantenimiento en el último tiempo es una razón más para hacerlo de manera planificada y sostener cierta conducta para que esos costos no sean todavía mayores.

Lo segundo a tener en cuenta para cuidar el bolsillo y el auto es qué tipo de uso conviene darle al aire acondicionado para obtener su mayor eficiencia. ¿Por qué importa el aire cuando pensamos en nuestro seguro de autos? El aire acondicionado no es solo un proveedor de confort, es un instrumento de seguridad: quien maneja cómodo, maneja más seguro.

Aire acondicionado del auto: mantenimiento

Un tip para que el equipo no llegue tan desmañado al verano es obligarte a encender el aire el resto del año, al menos una vez por mes. Esto evita que se resequen los conductos y que se acumule moho y bacterias.

Para que el aire acondicionado tenga el más alto rendimiento durante el verano y no te abandone sobre la marcha, toca hacerle un control anual en el mecánico antes de que empiece la temporada. ¿Qué tiene que controlar tu mecánico?

  • Revisar la presión, la carga del refrigerante y las temperaturas de salida.
  • Hacer una prueba de fuga si el refrigerante está bajo.
  • Completar el suministro de refrigerante.
  • Chequear la correa de transmisión del compresor.

Aire acondicionado del auto: el uso más eficiente

El aire acondicionado hace que el consumo de combustible crezca en un 15 por ciento. Es decir: usalo solo cuando de verdad haga falta. También conviene usarlo en temperaturas intermedias, entre los 22 y 24 grados. Si tiene climatizador, te recomendamos usarlo en modo automático. En días muy calurosos, conviene abrir las ventanillas antes de prenderlo, para que eso refresque aunque sea apenas el habitáculo y el aire no tenga que trabajar al máximo rendimiento, lo que causa su deterioro.

¿El trayecto es corto? Pensá dos veces si realmente necesitás prender el aire. Capaz podés aguantar con el aire de las ventanillas, encender y apagar el aire en un plazo muy breve también contribuye a dañarlo.

En general, no conviene subir a tope la temperatura del aire. No solo porque deteriora más rápido el sistema y eleva el consumo de combustible: los niveles muy intensos de aire y los cambios bruscos de clima al salir al exterior pueden dañar la salud de los viajantes.

Ingrese su respuesta