0 km: ¡contratá el seguro que quieras!

¿Estás por comprar un auto 0 km? La puesta en marcha de un auto es un proceso más amplio que la mera compra e implica también conseguir la documentación que te permita circular en regla. Un elemento sin el cual no podés transitar es el seguro obligatorio que, según la Ley de Tránsito argentina, hace falta para circular en regla. ¿Qué seguro de autos elegir? Es importante que sepas que gozás de libertad total para contratar el seguro que quieras, según lo establece el Código Civil y Comercial de la Nacion en el artículo 1099: “El consumidor goza de libertad de contratación para con la compañía aseguradora que prefiera sin que la entidad bancaria o concesionaria pueda obligarlo a contratar con las compañías de seguros que dichas empresas ofrezcan compulsivamente”.

¿Qué significa esto? En el mercado de automóviles existe un procedimiento denominado contratación compulsiva, por el cual quien te vende el auto determinaría en qué compañía debería asegurarse ese vehículo. Lo que establece el Código Civil y Comercial es que este es un procedimiento no reglamentario y no se puede exigir tal cosa a los consumidores. Es un dato importante a tener en cuenta al adquirir un 0 km. La libertad de contratar es un derecho del consumidor establecido por el mismo código, y la práctica de contratación compulsiva, por la que se “subordina la provisión de productos o servicios a la adquisición simultánea de otros”, se opone a dicho derecho.

¡Contratá el seguro que quieras!

Como nadie puede exigirte en qué compañía contratar tu seguro de autos, en CompreSeguros te ofrecemos diversidad de opciones para que puedas encontrar la que mejor se adapte a tus necesidades. Nuestro portal de seguros online trabaja con Allianz, Zurich, Nación Seguros, Mapfre y Sura.

También es importante que conozcas los distintos tipos de seguro de autos a los que podés acceder, y los niveles de cobertura que corresponden a cada uno. La cobertura básica es la que te da el seguro para terceros obligatorio: te cubre contra daños que provoques a otros autos, peatones o conductores al manejar. Es la más barata y aquella que suelen elegir quienes buscan una alternativa barata que los cubra legalmente.

Una opción intermedia es el seguro para terceros ampliado: a la misma póliza se agregan cláusulas contra robo, hurto o incendio.

La cobertura más completa la da el seguro contra todo riesgo. En este caso, además de las coberturas contra daños a terceros y robo, hurto o incendio se agrega protección contra fenómenos naturales y la posibilidad de introducir cláusulas para contar con servicio de auxilio, colocación de alarma y GPS y cobertura en países limítrofes. Para contar con esta póliza, el auto no puede tener antigüedad mayor a 5 o 7 años, lo que varía según cada compañía.

Las opciones son amplias y nadie puede restringir tus elecciones. Tu responsabilidad como conductor es contar con un seguro obligatorio para circular en regla; cuál seguro de autos contratar, es tu decisión. Como dijimos arriba, ¡contratá el seguro que quieras!

Ingrese su respuesta