Conocé los mitos sobre las ciclovías

La presencia de bicicletas y ciclovías ya es parte de la cotidianeidad del tránsito en Argentina. De hecho, en la ciudad de Buenos Aires ya fueron modificados los exámenes para obtener la licencia y ahora se pide al aspirante conocimientos sobre bicisendas, ciclovías y la interacción de bicicletas con el resto del tránsito. La proliferación de estas vías especiales genera en muchos ciudadanos un malestar que es producto, en la mayoría de los casos, de falsos mitos sobre las ciclovías.

4 mitos sobre las ciclovías

Mito número 1: “Las ciclovías me funden el negocio”. Es razonable que muchos comerciantes piensen que al instalarse una bicisenda, y la imposibilidad de que autos o motos se estacionen frente a su negocio, las ventas disminuyan. Pero el análisis, por el contrario, revela que los ciclistas tienden a ser mejores clientes que los automovilistas: compran en menor cantidad pero con mayor frecuencia.

Mito número 2: “Con estas ciclovías el tránsito es imposible”. Las ciclovías no quitan espacio de circulación, sino que lo redistribuyen. Basta que te fijes qué pasa con muchas calzadas sin ciclovías: una larga fila de autos estacionados. Con las bicisendas ese espacio se aprovecha para que los humanos se movilicen. Así que tampoco es cierto que las ciclovías traigan una mayor congestión.

Mito número 3: “¿Y a dónde está el ciclista?”. Este mito viene de gente que supone que en las ciudades nadie o muy pocos andan en bici y de allí concluye la inutilidad de las bicisendas. El uso de la bicicleta, en verdad, es un fenómeno en aumento y dadas las alertas ambientales, la bicicleta es también una pieza clave en las políticas ambientales de cada vez más gobiernos. Todo eso hace suponer que, probablemente, cada vez veremos más ciclistas en las calles.

Mito número 4: “¿Y yo para qué pago mis impuestos?”. Muchos dicen: para qué queremos bicis si no pagan impuestos. Esto es falso. Un ciclista paga impuestos como cualquier otro ciudadano y por lo tanto tiene el mismo derecho a disponer de la calzada. Además de ello, la bici causa un deterioro mucho menor al espacio público del que ocasionan autos o motos. Otra leyenda que se suma a los mitos sobre las ciclovías.

Cuidado con los accidentes

Por supuesto que no todo es color de rosas en la incorporación de las bicis al tránsito cotidiano; y entre las cosas a estar alerta está el riesgo de accidentes. Ya sabemos la desventaja de protección que una bici corre contra un vehículo y, por eso, si andás en bici sería bueno que contrates tu seguro en CompreSeguros. Por cualquier accidente que puedas provocar al ir en auto también te recomendamos que contrates el seguro de autos más completo.

Ingrese su respuesta