Ruidos del auto: ¿cómo saber a qué se deben?

Pocas causas producen tanto dolor de cabeza y temor como oír ruidos del auto que no conocemos. Un pequeño silbido, un traqueteo, cualquier cosa fuera de lo normal es suficiente en muchas personas para llegar a pensar que a) el auto se está viniendo abajo b) terribles gastos en mecánico se avecinan. Antes de aterrorizarte, conviene que conozcas mejor a tu vehículo: hay ruidos del auto que te advierten que algo no está bien y que es necesario reparar antes de que se ocasionen daños mayores.

Algunos de los ruidos del auto más frecuentes

  1. Los silbidos. Los silbidos se deben en general a una fuga en el caño de escape o junta de múltiple solapada. Un silbido aparece cuando los gases son expulsados por un espacio muy pequeño, y pueden modificar el sonido del motor. También pueden originarse por una fuga en una manguera de vacío defectuosa. En general, un silbido no debe ser alarma de gravedad.
  2. Crujidos o ruidos secos. Cuando al tomar un pozo o una grieta en el camino, el auto hace un ruido seco, probablemente se trate de un malfuncionamiento en el tren delantero. Se producen por bujes de parrillas de suspensión o la barra estabilizadora, rótulas y extremos o precups de dirección. Este tipo de problemas exigen atención inmediata, ya que pueden dañar el auto severamente a futuro y comprometer la seguridad del auto.
  3. El auto chirría al arrancar. La causa de este problema suele ser una correa en mal estado, y en la mayoría de los casos se trata de la correa de accesorios (o poly v), encargada de comandar el alternador y, en ciertos autos, la bomba de agua. Otra razón puede ser que haya un tensor defectuoso, que por lo tanto no desarrolla su función. El auto no está en peligro severo, pero es posible que te quedes parado en la calle si no lo solucionás cuanto antes.
  4. Gruñe al doblar. El sonido similar a un gruñido de un animal al doblar suele ser informante de un problema en la bomba hidráulica. Hay una forma de confirmarlo: moviendo la dirección a tope, el gruñido debería hacerse todavía más audible. No es grave, aunque en el largo plazo puede llegar a liquidar la asistencia de dirección.
  5. Detonaciones. El también llamado “pistoneo”: viene ligado a la calidad de los combustibles, y aparece al acelerar o cuando el motor es sometido a carga. Suelen ser como varios ruidos consecutivos, causados por fallas de encendido en la cámara de combustión. Con el tiempo, puede ser terminal para los pistones.

El buen mantenimiento del auto es clave para preservar tu seguridad y la de quienes viajan con vos. No dejes de entrar a CompreSeguros para contratar el mejor seguro de autos, la mayor protección en caso de que un accidente inesperado ocurra.

 

Ingrese su respuesta